cerrar menu mobil
Lunes, 12 Abril 2021
¿es peligroso el oxido en el lavavajillas?

¿Es peligroso el óxido en el lavavajillas?

Los lavavajillas se han convertido en un utensilio necesario dentro del hogar, por eso darle el mejor cuidado es preciso para evitar problemas como el óxido. Hay momentos que por no saber se pueden colocar cosas que no se deben, por ejemplo piezas de hierro sin alear, que se oxidan con el contacto del agua y fácilmente se puede traspasar a sus revestimientos.

El óxido es un mal necesario de curar de tu lavavajillas, ya que la simple aparición de una mancha puede propagarse rápidamente y cubrir las paredes de tu equipo en un parpadeo. No solo puede comenzar a dañar otras piezas, cubiertos o vajillas, sino que el óxido puede causar daños a tu salud.

El óxido viaja a través del agua limpia y puede alojarse en tus ollas y sartenes, cubiertos y el agua transportadora queda en tus platos, que luego usarás para servir tu comida. Por esa razón es importante actuar rápido frente a las manchas de óxido que puedan aparecer en tu lavavajillas.

 

¿Por qué es peligroso el óxido en tu lavavajillas?

Una vez que comienza a formarse el óxido en tu lavavajillas, por lo general comienza a propagarse dentro de tu lavado, pero puede transferirse fácilmente a los platos sartenes, ollas y cubiertos. Cuando este traspaso de óxido sucede es totalmente indetectable.

Si no detectas el óxido y no lavas bien tus utensilios de cocina antes de usarlo, es probable que a través de la comida comiences a ingerir pequeñas cantidades de partículas de óxido, que con el tiempo puedan perjudicar tu estado de salud.

Además el peligro de corrosión sigue estando latente en tu lavavajillas, ya que una vez retirado el óxido del metal, este puede empezar a obstruir los componentes del equipo impidiendo que este funcione correctamente.

Para evitar todo esto es importante que el mantenimiento de tu lavavajillas sea constante, esto te permitirá prever indicios de oxidación y corregirlos a tiempo.

¿Cómo quitar el óxido de tu lavavajillas?

Si ya comenzaste a notar los primeros indicios de óxido en tu equipo de lavado es momento de actuar.

  1. Lo primero que debes hacer es una evaluación de la zona que se está afectando, allí podrás determinar si solo es un poco o si ya el óxido ha comido parte de las paredes.
  2. Para comenzar la inspección debes retirar los bastidores de tu equipo de lavado, asegúrate de usar una buena luz que te permita ver bien las áreas expuestas.
  3. Pon mayor atención a los lugares donde el revestimiento de plástico se ha desprendido de las barras de metal, son los primeros lugares focales donde empezará el brote de oxidación.
  4. Con una esponja de acero raspa todo el óxido que encuentres y que puedas ver, asegúrate de dejar el metal totalmente limpio.
  5. Una vez te hayas asegurado de remover todas las manchas de oxidación, deberás cubrir las partes expuestas de metal para que no se vuelvan a oxidar.
  6. Con un recubrimiento de plástico, que puedes conseguir en las ferreterías, cubre las zonas donde el metal esté expuesto, utiliza pegamento especial y deja secar por un día completo para poner de nuevo las cestas de lavado y que el lavavajillas funcione de nuevo.

¡Importante! Una vez que termines de usar el lavavajillas, deja la puerta abierta para que se ventile; evitando así la acumulación de humedad y aparición de hongos.

Siempre asegúrate de darle un cuidado adecuado a tu equipo de lavavajillas para evitar oxido en sus revestimientos. Si te interesa saber más del funcionamiento o el significado de códigos de error de los equipos de lavado de vajillas no dejes de visitar nuestro blog.

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado